De quién depende el futuro de tu negocio

¿De quién depende el futuro de tu negocio?

¿De quién depende el futuro de tu negocio?

¿De quién depende el futuro de tu negocio?. En el año 2020, el Eurostat hizo un estudio en Europa pidiendo a los ciudadanos que indicasen si estaban de acuerdo o no con la siguiente afirmación: «Mi futuro depende de mis decisiones, no de las de los demás ni de la suerte».

El resultado, como no podía ser de otra manera, evidencia una forma muy diferente de percibir la realidad entre las diferentes culturas. El 17 % de los ESPAÑOLES afirmó estar de acuerdo con esta afirmación. Por su parte, un 50 % de los BRITÁNICOS estaba de acuerdo con esta afirmación. Y de forma destacada eran los ESTADOUNIDENSES los que afirmaban estar más de acuerdo: un 72 %.

¿Qué hubieses respondido tú si el Eurostat te lo hubiese preguntado? ¿De quién depende el futuro de tu negocio? Es muy interesante pensar en esta pregunta orientada a las empresas.

La situación exterior de tu mercado es complicada. Tu competencia tira los precios. Hay mucho intrusismo. Estás bloqueado y has decidido que no puedes hacer otra cosa que competir por precio. Es decir, ser más barato. Bajar los precios para ser más competitivo es la acción más fácil que una empresa puede tomar. Es el camino que todos vemos a primera vista.

Tu negocio depende de ti y sólo de ti

¿De quién depende el futuro de tu negocio?. Lo importante es saber si es la única forma de competir. La única forma de hacerle frente a esta situación. Yo tengo claro que no. Que todos los mercados tienen posibilidades de competir trabajando otros aspectos más allá de bajar el precio en el minuto cero.

Andoni es un gran tipo. Cercano, atento y muy simpático. Compite en uno de los mercados actuales más complicados que hay. El mercado de los libros. Su empresa: AM Libros.

Andoni no puede ser barato. Los libros vienen con los precios fijados por el autor o por la editorial. Está obligado a ser más creativo a la hora de buscar un elemento diferenciador si quiere competir con los grandes. Conocemos las capacidades que tienen empresas como Amazon, la Casa del Libro o cualquier otro gigante del sector.

Hay que saber creer en tu negocio

Te planta el libro que quieras en tu casa al día siguiente de pedirlo. Como si fuese mágico. Parece que están en tu portal esperando a que lo solicites. Vuelvo a Andoni. Andoni sabe que no puede competir por precio, por lo que ha decidido plantear otras palancas para competir. Especialización, servicio hiperpersonalizado y anticipación a las necesidades.

¿Qué hace Andoni que se ha llevado dos párrafos de este libro?

AM Libros se ha especializado en libros de diseño. Su público objetivo son las agencias de marketing, comunicación, diseño… que se encuentran en un radio de 150 kilómetros a la redonda. Su mercado es reducido. ¿50 agencias? ¿100? No lo sé.

Su principal valor es el conocimiento detallado de cada una de ellas. Su actividad, sus preferencias, qué material les interesa… Estrategia, arte, tipografía. AM Libros te selecciona 4 o 5 publicaciones que cree que te pueden interesar. Las lleva a tu agencia y te las deja para que las puedas revisar con tranquilidad.

Al cabo de 1 o 2 semanas vuelve para saber si te ha interesado alguna. Si es así, se la compras. Si no te ha gustado ninguna, se las devuelves. Así de sencillo. Lleva a tu casa productos especialmente pensados para ti. Los revisas y compras el que te interesa.

Un negocio sólo funciona si te implicas

¿De quién depende el futuro de tu negocio?. Podemos decir que Andoni es nuestro primer salmón. Ha sido capaz de encontrar un valor añadido en su actividad que nadie ofrece y que le permite competir más allá de bajar el precio. Me quito el sombrero. La proactividad más allá de tomar la iniciativa Hay un libro fundamental, visionario, que a mí me ha ayudado a entender nuestras capacidades y nuestras posibilidades de cambiar las cosas.

Hablo de Los siete hábitos de la gente altamente efectiva de Stephen R. Covey. Si no lo has leído, esta es mi primera recomendación. El primer hábito es el hábito de la proactividad. Sin entrar en detalles, ya que te recomiendo su lectura, Stephen nos propone un concepto de proactividad mucho más extenso que la idea de tomar la iniciativa. «La proactividad en este caso se refiere a que, como seres humanos, somos responsables de nuestras propias vidas.

Nuestra conducta está en función de nuestras decisiones, no de nuestras condiciones. Tenemos la iniciativa y la responsabilidad de que las cosas sucedan… Las personas proactivas no dicen que su conducta es la consecuencia de las condiciones, el condicionamiento o las circunstancias. Su conducta es un producto de su propia elección consciente, se basa en valores y no producto de las condiciones ni está fundada en el sentimiento».

Hay que elegir ser proactivos con nuestro negocio

¿De quién depende el futuro de tu negocio?. Mediante ejemplos y casos concretos, Stephen nos explica que tenemos la posibilidad de elegir dos caminos bien diferenciados: ser reactivos o proactivos. «Si nuestra elección es esa, nos volvemos reactivos. Las personas reactivas se ven a menudo afectadas por su ambiente físico. Si el tiempo es bueno, se sienten bien. Si no lo es, afecta a sus actitudes y su comportamiento.

Las personas proactivas llevan consigo su propio clima. El hecho de que llueva o brille el sol no supone ninguna diferencia para ellas. Su fuerza impulsiva reside en los valores, y si su valor es hacer un trabajo de buena calidad, no depende de que haga buen tiempo o no. Las personas reactivas se ven también afectadas por el ambiente social, por el “clima social”.

Cuando se las trata bien, se sienten bien; cuando no las tratan bien, se vuelven defensivas o autoprotectoras. Las personas reactivas construyen sus vidas emocionales en torno a la conducta de los otros, permitiendo que los defectos de las otras personas las controlen. La capacidad para subordinar los impulsos a los valores es la esencia de la persona proactiva.

El éxito de tu negocio depende de ti

¿De quién depende el futuro de tu negocio?. Las personas proactivas se mueven por valores: valores cuidadosamente meditados, seleccionados e internalizados. Como observó Eleanor Roosevelt: “Nadie puede herirte sin tu consentimiento”. Y Gandhi dijo: “Ellos no pueden quitarnos nuestro auto respeto si nosotros no se lo damos”.

tener éxito en mi negocio

Para empezar, lo que nos daña, mucho más que lo que nos sucede, es nuestro permiso, nuestro consentimiento a lo que nos sucede. Admito que esto es muy difícil de aceptar emocionalmente, en especial si durante años y años hemos explicado nuestra desdicha apelando a las circunstancias o a la conducta de algún otro. Pero hasta que una persona no pueda decir, profunda y honestamente, “soy lo que soy como consecuencia de mis elecciones de ayer”, tampoco podrá decir “elijo otra cosa”».

Hay que tener fe y buenas herramientas para gestionar nuestro negocio

La proactividad resume la esencia de este y otros artículos. Todo está aquí. Si somos proactivos buscaremos las herramientas para actuar. Si somos proactivos nos equivocaremos. Cambiaremos. Tomaremos acción y decisiones para que las cosas mejoren porque hemos decidido que todo depende de nosotros. Nuestras empresas son fruto de nuestra visión y de nuestras decisiones.

Proactividad en tu negocio Imagina

¿De quién depende el futuro de tu negocio?.. Yo discutiendo sobre proactividad ante 35 comerciantes de un pequeño pueblo de la provincia de Salamanca en España. Todos sus problemas venían del exterior. De Amazon. De las grandes superficies. Y de los clientes que se probaban sus productos en la tienda para comprarlos por internet…

Un carnicero llegó a decir que su negocio iba mal por culpa de los profesores del único colegio existente en el pueblo. Eso no se te olvida. Te deja huella. Todo tiene una explicación.

Este pueblo solamente tenía un colegio público. Los profesores estuvieron años luchando para que las clases fuesen solamente de mañana. Jornada continua. Así los niños podrían ir a casa antes de comer. Tras meses de lucha, los profesores consiguieron su objetivo. El colegio tendría jornada intensiva de 8 a 14 horas. Después, todos a casa.

¿Y por qué esta decisión impactó en el negocio del carnicero?

¿De quién depende el futuro de tu negocio?. Porque los padres de los niños cambiaron sus hábitos de compra. Ya no compraban durante todo el día. Iban por la tarde, después del colegio. Ahora se organizaban de otra forma. «El egoísmo de los profesores ha provocado que mi negocio pierda muchos clientes. ¡Con todo lo que les hemos ayudado nosotros!».

Cuanto antes admitas que tu mercado está en cambio constante, que tu negocio está en cambio constante, que tú estás en cambio constante, menos te costará activarte, buscar soluciones. Debes diferenciar lo que puedes cambiar y transformar y lo que no está dentro de tus posibilidades. Cambiar el horario del colegio está fuera de tus posibilidades de acción.

Los primeros años debes poner todo tu esfuerzo en el negocio

¿De quién depende el futuro de tu negocio?. Pero modificar aspectos de tu negocio para atraer a ese público que se ha ido está dentro de tu campo de acción. Ser proactivo es tener espíritu crítico. Cuestionarse lo establecido.

Saber que hay elementos que tú no puedes cambiar y otros que sí. Ser proactivo es poner todo tu esfuerzo, tu foco y tus energías en las cosas que realmente están en tu mano. Las que tú puedes mejorar. Identifícalas y transforma tu realidad.

Lucha contra los supervillanos En este camino no estás solo. Aunque no lo sepas… tu entorno está repleto de supervillanos. No llevan la cara pintada como Joker ni antifaz como Batman, pero te quieren joder la vida. Intentarán influir en la forma en la que ves las cosas, frenar tus ganas de avanzar e intentarán que no pienses diferente.

Son el prototipo de reactividad.

Después de unos añitos ya en el mundo de la empresa, he detectado un patrón de supervillanos que quiero que conozcas. Yo les llamo los supervillanos del cambio y la innovación. Aparecen cuando menos te lo esperas. Propones una nueva idea que se sale un poco del tiesto. Tú crees que tiene sentido y podríamos explorarla y de repente… ¡PUM! Aparece el Dr. No.

El Dr. No es esa persona que utiliza los datos para paralizar las ideas. Tiene formación técnica y se centra en el pasado para repetir su frase más utilizada: No funcionará. Su obsesión es recordar una y otra vez los FRACASOS sufridos en el pasado, centrándose en la popular frase: «Ya lo dije yo». Hay otras frases que le encantan y utiliza habitualmente: «En este mercado eso no funciona», «Eso ya lo hemos intentado antes» y la más demoledora e incuestionable de todas: «Si no lo ha hecho nadie antes por algo será».

Amigos, hasta que este artículo, pero continuará en el siguiente. Si deseas algo más de información de, ¿De quién depende el futuro de tu negocio?, contacta con nosotros.