Crear una empresa desde cero en España

Crear una empresa desde cero en España

Crear una empresa desde cero en España

Crear una empresa desde cero en España. Si te estás planteando crear una empresa desde cero este es tu sitio. Para crear una empresa actualmente ya no basta con abrir tu negocio y esperar a que te lleguen los clientes.

La competencia es mayor y se debe sacar unas versiones mejoradas de lo que ya existe o lo que es mejor, sacar algo innovador.

Por eso, para facilitarte el camino y no perder tiempo ni dinero tanto en asesores cómo en orientadores. Aquí vas a encontrar punto por punto y sus explicaciones de como hacer lo imprescindible para crear tu negocio desde cero y que arranque en la dirección correcta…

CONSTITUCIÓN DE LA EMPRESA

El proceso de constitución de una empresa no es solo darla de alta en el registro y luego empezar a trabajar. La constitución de la empresa es muchísimo mas, desde las primeras decisiones que hay que tomar para la creación. Así como que tipo de forma jurídica, hasta la iniciación de las actividades.

Para ello y que no se quede nada por el camino, vamos a tratar todos los puntos pertinentes de principio a fin para la constitución e iniciación de la empresa.

Crear una empresa desde cero PRIMERAS DECISIONES

¿Qué tipo de negocio vamos a montar y por cuál nos decantamos primero? – ¿Nos decantamos primero en un negocio que ya tenemos experiencia o nos aventuramos en algo nuevo, aunque no tengamos experiencia y que no sabemos si nos gusta?

Pues bien, estas preguntas suelen ser las primeras que cualquier persona se hace antes de emprender, pero crear una empresa implica dos tipos de conocimientos que el emprendedor es conveniente que tenga:

  • 1. Ciertos conocimientos de dirección y gestión de empresas.
  • 2. Conocimientos acerca del sector del negocio creado.

Crear una empresa desde cero

Pero realmente la gran parte de los emprendedores no poseen conocimientos para dirigir y gestionar una empresa excepto que se tengan estudios previos a ello. Así que buscan la ayuda de asesores o simplemente confiando en la suerte, por lo tanto, contar con alguna experiencia previa del sector en el que vamos a crear la empresa no es necesario, pero si es muy recomendable.

Esto sería un gran punto a favor por parte del empresario. Dicho esto, no importa qué negocio vamos a montar y tampoco es de máxima importancia tener conocimientos para empezar, pero sí que se necesita que aquello que se vaya a crear le guste de verdad, porque se necesita mucha motivación y dedicación para sacar adelante un proyecto nuevo.

Pero ojo porque antes de empezar un proyecto nuevo, siempre sería recomendable hacer un estudio exhaustivo de aquello que nos gusta. Porque hay veces que por mucho que nos pueda entusiasmar algún proyecto puede que no sea el más indicado para cierta zona, cierto momento o cierto desempeño en la labor del mismo o qué evolución podría tener en un futuro. Por eso es recomendable hacer el Estudio De Mercado, para quitarnos de en medio esas dudas.

Crear una empresa desde cero

¿Emprendemos sólo o en compañía de socios?

Esta pregunta es de las primeras en hacerse también e igual de necesaria como las anteriores para poder emprender de la mejor forma posible.

Emprender en compañía de socios tiene muchas ventajas, siempre que se conozca muy bien a la persona con la que uno se va a asociar ya que se deben compartir filosofías de empresa, objetivos de negocio, modelos de gestión, etc… Sería conveniente que los socios se complementen en sus capacidades y que uno pudiese suplir las carencias del otro.

En definitiva, debe haber una relación muy sólida y tener en cuenta que las fisuras mayores se producen en tiempos de crisis y no de bonanza económica. Si se cumplen estos requisitos los socios compartirán responsabilidades, trabajos, capacidad financiera, y el balance será positivo.

Pero si no se tiene claro es mejor empezar solo e intentar suplir las ventajas comentadas anteriormente con personal ajeno, financiación externa, etc. Una discusión entre socios no solo puede dañar la reputación de la empresa, sino que también cabe la posibilidad de seguir adelante y por separado.

ELEGIR LA FORMA JURÍDICA

¿Qué es la forma jurídica? Se trata de la identidad que tiene legalmente la empresa según la responsabilidad que tendrán sus socios frente a la ley. Es la modalidad que tendrá una entidad a la hora de desarrollar una actividad empresarial o profesional, y que definirá sus obligaciones tributarias, sus responsabilidades frente a terceros y su régimen de funcionamiento interno.

Por tanto, la forma jurídica de una empresa es la identidad con la que vamos a desarrollar nuestro negocio, y será fundamental para el futuro de nuestra empresa, por ejemplo, para solicitar financiación, sus aspectos fiscales, etc. Pero antes debes determinar qué tipo de empresa vas a crear e indicar cuál será su forma jurídica…

  • Empresario individual. Sociedad Limitada (S.L.)
  • Sociedad Anónima (S.A.)
  • Asociaciones sin ánimo de lucro.
  • Sociedad Colectiva.
  • Sociedad Comanditaria.
  • Comunidad de Bienes.
  • Sociedad Cooperativa.

Pero, ¿Cómo sabremos qué forma jurídica sería la correcta para nuestra empresa? Pues todo dependerá de varios factores:

Crear una empresa desde cero. 1- Número grado de implicación y responsabilidad de los promotores

Para únicos emprendedores, la más adecuada es la fórmula de empresa individual o de sociedades mercantiles unipersonales. Pero cuando hay más de un emprendedor sería más recomendable crear una forma societaria con o sin personalidad jurídica. Existen tipos de empresa en las que todos los socios trabajan en la misma y otras en las que unos socios trabajarán en la empresa y otros su función es la de aportar capital.

2- Necesidades económicas del proyecto

El capital inicial del que se dispone también determina la forma jurídica del mismo. Ya que en algunos casos es necesario tener un capital mínimo. Un ejemplo claro entre establecerse como autónomo es que no requiere ningún coste inicial, mientras que en el caso de la Sociedad Limitada o Anónima se constituyen con un mínimo de 3.000 y 60.000 euros, respectivamente.

3- Responsabilidad patrimonial

Una empresa individual requiere de menos trámites para el inicio de la misma. Y por otro lado las sociedades necesitan mayores trámites. Ya que proceder a su constitución antes de empezar la puesta en marcha y con una gestión contable y fiscal con mayor complejidad.

Por lo general la responsabilidad patrimonial limitada es el mismo empresario, persona jurídica o física, el que responde por el capital aportado con bienes presentes y futuros. Por otro lado, si la forma elegida no supone la creación de una entidad con personalidad jurídica independiente, el empresario responde con los bienes de su empresa y con los de su patrimonio personal, esto se llama responsabilidad patrimonial ilimitada.

Crear una empresa desde cero. 4- El sector o tipo de actividad

Existen actividades que, por suponer mayor riesgo económico, se aconsejan empresas que limiten la responsabilidad del emprendedor. Aunque se trata de excepciones, hay casos en los que la Ley exige la adopción de una forma jurídica determinada como por ejemplo la Sociedad Anónima para aquellas que operan en sectores financieros. Por otra parte, algunas administraciones excluyen ciertas formas jurídicas a la hora de solicitar determinadas ayudas y subvenciones.

5- Carga fiscal

Un aspecto importante a tener en cuenta son los impuestos que se relacionan con cada forma jurídica. Ya que los regímenes fiscales de tributación podrían ser distintos para las diferentes formas de empresa. Habría que analizar la más adecuada en relación con los beneficios que se tiene previsto obtener. En este punto, el Empresario Individual (Autónomo) tributa por el Impuesto Sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), mientras que una sociedad mercantil lo hace según el Impuesto de Sociedades.

Crear una empresa desde cero. 6- Imagen ante los clientes

Por último, hay que tener en cuenta que muchos clientes y proveedores se fijarán en la forma jurídica de la empresa para determinar la mayor o menor permanencia. Por lo tanto, la mayor o menor fiabilidad. Las sociedades mercantiles (limitada o anónima) dan mayor sensación de permanencia.

En siguientes artículo, te seguiremos dando más información de, Crear una empresa desde cero en España, pero si deseas más información, contacta con nosotros.