Cómo gestionar un negocio

Cómo gestionar un negocio nuevo o ya establecido

Cómo gestionar un negocio nuevo o ya establecido

Cómo gestionar un negocio nuevo o ya establecido. Ya sabéis, que en Abriendo Horizontes Inversiones, nos dedicamos a la compra venta de Empresas. 

Sin embargo, hay algo que nos diferencia del resto de negocios que sé dedican a lo mismo que nosotros. Ya que, ayudamos a mejorar e impulsar el negocio de nuestros clientes. Y para saber más de ello sigue leyendo.

Lo primero que debemos entender es que en cualquier mercado hay nuevas oportunidades de negocio. Pero no prestamos la adecuada atención. Ya que el problema es que no se ven a simple vista. Están escondidas. Pasan desapercibidas para aquellas personas que no saben mirar.  Es por eso, que nuestra forma de mirar el mundo determina lo que vemos.

Cómo gestionar un negocio

Pero no te confundas… No estamos hablando de la vista, estamos hablando de la percepción que tenemos de lo que pasa a nuestro alrededor. La percepción de lo que nosotros podemos hacer, de lo que creemos que está en nuestra mano.

¿Cuál es el factor más importante para que un pequeño negocio mejore sus resultados, se adapte a los cambios, sobreviva…?

Todo está determinado por la visión que tenga la persona al mando. Por su capacidad de interpretar lo que puede y no puede hacer. Y por su determinación a actuar. En estos artículos que voy a escribir, queremos ayudarte. A visualizar los beneficios que supone saber mirar. Actuar. Arriesgarse. Buscar opciones en sitios donde otros no miran. Cuestionarse lo establecido.

Cómo gestionar un negocio nuevo

Este camino no es fácil. En realidad, es exactamente lo contrario: salirse de la norma, buscar nuevas oportunidades donde otros no están mirando, ir a contracorriente… Es el camino difícil. Trabajar con dudas constantemente.

Es el momento de tomar las riendas. Generar nuestras propias oportunidades. Explorar nuevas posibilidades haciendo las cosas de otra manera. A veces, llevar a cabo pequeños cambios. Otras, grandes transformaciones. El riesgo está en no actuar, quedarse inmóvil, estático, esperando que la solución llegue. Que las cosas se estabilicen.

Que los nuevos competidores y canales desaparezcan para que todo vuelva a ser como era antes. Cuando éramos felices. Teníamos mejores márgenes y controlábamos lo que pasaba. ¡Qué tiempos aquellos! Eso ya es pasado. Cuanto antes lo admitamos, antes podremos ponernos en marcha. Ya puedes sacar el pañuelo, agítalo y despídete de ellos. No los vas a volver a ver.

La inercia de los mercados

Ahora le tocaba hablar a Manolo. Llevaba escuchando más de 15 minutos sin decir una palabra. Le llegó su turno. «Me llamo Manolo Peña y yo era dueño de un videoclub. Actualmente estoy intentando encontrar un nuevo camino. Gracias por acogerme en este grupo».

Después le tocó a Ramona. «Hola, buenos días, me llamo Ramona Vicario y era dueña de una librería». Así uno tras otro. Un agónico suceder de personas destrozadas. En la puerta de la habitación se podía ver un cartel en el que ponía. «Bienvenido al Club de los “Mercados rotos”».

Saber gestionar un negocio

Pero no es el único club que ha nacido en estos últimos tiempos. Por ejemplo, Lidia Albizu tenía una relojería en un pequeño pueblo de Burgos. María Aguirre era dueña de una tienda de ultramarinos en un pueblo de Santander.

Este es el club de «Los zarandeados por Amazon»: «Hola, mi nombre es Manuel de Miguel Arozamena. Soy abogado». «Mi nombre es Laura Loza y soy psicóloga». El club de los «Oficios Clásicos Transformados».

Por último, quiero presentarte otro club de reciente creación. Un club que está pegando muy fuerte y que parece que va a ser la nueva tendencia de este momento. Este es el caso de Luisma Pérez; tiene una empresa de Marketing Digital. Lucía Zamakona diseña páginas web.

Pablo Sánchez tiene una empresa SEO. El club de la «Saturación Digital». No hace falta que os cuente de qué se habla en estos clubs. Son grupos de emprendedores y pequeños empresarios anónimos que están sufriendo los cambios de su mercado.

Cómo gestionar un negocio Grandes cambios

¿Cuáles son los principales cambios que está viviendo tu mercado?

Tu sector está saturado. Ya que hay mucha más oferta que demanda. Y además, hay competidores hasta debajo de las piedras ofreciendo productos similares.

  • ¿O estás recibiendo tortas como panes y no sabes por dónde te llegan?
  • ¿Internet ha entrado para cambiarlo todo?
  • ¿Amazon ha entrado en tu mercado y estás que trinas?
  • ¿No sabes qué hacer, cómo reaccionar?
  • ¿Quizá lo que te afecta es que se ha instalado cerca de ti un negocio que lo tiene todo a mitad de precio?

Ya sé que es una mierda. Que sus productos son mucho peores que los tuyos. Que son de procedencia «desconocida», bla, bla, bla… Lo que quieras. Pero el cliente los ve suficientemente interesantes para satisfacer sus necesidades. Y además, están a mitad de precio.

Cómo administrar un negocio pequeño

Hay una serie de cambios que son transversales a casi todos los negocios. Están afectando a la mayoría de los sectores. Son los que nos están obligando a cambiar.

  • La masificación de los mercados, con mucha más oferta que demanda.
  • Los cambios en los hábitos de consumo de los clientes.
  • La entrada de internet en los procesos de compra y venta. La digitalización.
  • La proliferación de los servicios frente a los productos.
  • La competencia global, aunque seas un negocio de barrio.

¿A quién está afectando estos cambios?

Sin embargo, estaría mejor preguntar a quién no le han afectado estos cambios. La entrada de internet ha golpeado en la línea de flotación de los negocios de viajes, venta de producto, aseguradoras, bancos, pequeño comercio. Además, el canal digital ha cambiado los procesos de compra y venta. De acceso al producto. De su distribución. Aspectos que afectan a todos los mercados.

Además, los cambios de hábitos de consumo y vida han tocado de lleno al pequeño comercio. Desde hace tiempo están ahí. El acceso a la tecnología y el acceso a profesionales ha masificado algunos mercados: agencias de publicidad, marketing, asesorías, psicólogos, abogados, coaching…

Pero ¿estos cambios no han traído nada bueno? ¿Oportunidades quizá?

Cómo gestionar un negocio Aprovechando las pequeñas grietas en el mercado

Estos cambios generan pequeñas grietas, problemas sin resolver, clientes insatisfechos, desatendidos, ofertas poco adaptadas a las necesidades actuales. No todo va a ser malas noticias. Los cambios generan desajustes que se pueden aprovechar.

Dejan oportunidades a las personas y negocios que son ágiles, que se adaptan, que se preocupan por ofrecer cosas nuevas, que se arriesgan. Empresarios proactivos que saben que su negocio depende de ellos. Todos los mercados están en proceso de cambio continuo. Lo importante es saber qué estás haciendo tú para combatir esta situación.

Para saber gestionar un negocio es necesario Aprender a trabajar en la incertidumbre

«A mí me interesa que me cuentes qué metodología utilizas».

Esta era la frase que nos repetían con asiduidad en la primera época en la que nos dedicamos a proyectos de innovación. La realidad es que mi socio, y yo comenzamos trabajando con un 90 % de intuición y un 10 % de método. Poco a poco fuimos aprendiendo y creando metodologías, procesos y herramientas que nos permitían responder con más rotundidad a esta pregunta.

Aun así, la intuición, el olfato, nuestro criterio a partir de nuestra experiencia ha sido nuestra arma más potente y diferenciadora en estos años de tanta incertidumbre. ¿Estábamos muy equivocados?

Intuición experiencia y método para manejar un negocio nuevo o ya establecido

El pasado mes asistí a una charla, de una empresa de nueva generación especializada en personas y procesos de cambio en las organizaciones. Explicaron de una forma científica y muy clara lo que yo he denominado intuición.

Después de hablar de incertidumbre, resistencia al cambio…, nos hablaron de un modelo que trata de explicar la forma de actuar ante la complejidad en función del grado de incertidumbre en el que nos encontremos.

Cómo gestionar un negocio. Existen 4 escenarios diferentes. Cada uno con un modelo de actuación relacionado según el caso

El obvio. Donde todo es fácil de entender y todos sabemos cómo actuar. Se identifica la causa y el efecto, ya que las soluciones son por todos conocidas.

El complicado. Entornos en los que encontramos problemas complejos. Hay diversas soluciones para un mismo problema y se necesita ser experto para resolverlas. «Imagina que quieres que tu reloj de pulsera cambie su mecanismo y se mueva algo más despacio. Yo no lo sé hacer, pero hay expertos relojeros que podrán hacerlo».

El complejo. Cuando nos enfrentamos a este escenario los resultados son impredecibles. No existen buenas prácticas catalogadas para solucionar los problemas. En estos entornos necesitaremos experimentar y minimizar el impacto de nuestros errores, porque los cometeremos. La experiencia juega un papel fundamental. El conocimiento emerge según se va trabajando. Es lo que yo he llamado «intuición».

«Imagina tener que lanzar un nuevo producto o servicio para afrontar un cambio drástico en tu mercado. No tienes certezas ni existen expertos que te indiquen lo que va a funcionar. Sucede algo parecido con los productos tecnológicos. Un experto nos puede ayudar con la tecnología, pero no nos podrá asegurar una aplicación que se venda. No existe un experto ahí. Eso queda en manos de los clientes, sus experiencias y nuestra capacidad de adaptarnos a ellas».

El caótico. Cuando el caos se apodera de la situación y debemos resolver el problema como sea. No existe orden alguno. La confusión entre complicado y complejo es habitual. Buscamos un experto que no existe, controlar entornos en los que no hay verdades absolutas, en los que solamente podemos experimentar y ponernos en marcha para poder conocer las respuestas. Si hubiese llegado a conocer este modelo antes, habría tenido respuestas claras cuando me preguntaban por nuestras metodologías.

Veremos cómo trabajar en entornos complejos en los siguientes artículos

Para terminar, si deseas más información de, Cómo gestionar un negocio nuevo o ya establecido. Contacta con nosotros.