Comenzar un negocio desde cero

Comenzar un negocio desde cero

Comenzar un negocio desde cero

Comenzar un negocio desde cero. Para comenzar un negocio se requiere investigación, inteligencia y confianza en sí mismo, y una medida de valentía.

Te preguntarás: ¿Cómo puedo iniciar mi propio negocio sin dinero? ¿Cuál es el equipo adecuado? ¿Estoy recibiendo el mejor consejo? Estos son los pasos esenciales sobre cómo iniciar un negocio, incluida la creación de un plan de negocios sólido, la obtención de financiamiento, la estructuración de su empresa y más.

Obtener la Certificación Negativa para comenzar un negocios desde cero

¿Qué es la certificación negativa?

Se trata de un documento que acredita y verifica que no existe otra Sociedad con el mismo nombre que se ha elegido para tu negocio. Cuando se crea una empresa y se decide un nombre, se realiza este trámite para comprobar que, efectivamente, no hay otra compañía que se llame igual.

Este certificado es obligatorio, sin él no podemos obtener la Escritura Pública de constitución de sociedades u otras entidades inscribibles.

¿Cómo y dónde se solicita la certificación negativa para Comenzar un negocio desde cero?

Se puede solicitar este certificado de cuatro métodos… -Físicamente en la oficina del Registro Mercantil: El solicitante deberá rellenar un formulario que se le dará en la ventanilla de la oficina del Registro Mercantil Central. –

Vía telemática:

Se puede rellenar la solicitud que se encuentra en el apartado “solicitud de certificados”, dentro de la web del registro mercantil (www.rmc.es)

Correo o mensajería:

Es imprescindible rellenar el formulario “MODELO DE SOLICITUD DE CERTIFICACIÓN” que puede descargarse en la misma página web, en el apartado “Documentación general y descargas”. Una vez cumplimentado, se enviará por correo o mensajero.

El Registro Mercantil enviará la certificación al solicitante por mensajería contra reembolso.

Solicitar a un notario:

Pedir una solicitud a un notario y que autorice la escritura de constitución de la sociedad. El certificado de denominación tendrá que ser enviado al notario con la firma electrónica del registrador titular que ha realizado la solicitud.

Cosas a tener en cuenta antes de Comenzar un negocio desde cero

Los socios de una empresa son los responsables de la reserva de la denominación. Es decir, del nombre de la empresa. El nombre que se elija quedará reservado durante seis meses. Y si al pasar ese periodo no se ha realizado la certificación en el Registro Mercantil Provincial, el nombre volverá a quedar libre. Con lo que cualquier otra sociedad que lo quiera, podrá escogerlo, este documento tiene un valor aproximado de unos 10 euros.

Una vez se pone en marcha la certificación negativa, ésta tiene una validez de tres meses, que coincide con el tiempo que se tiene para renovarla. A la hora de solicitar la denominación de una Sociedad, se debe tener en cuenta el tipo de sociedad para saber lo que se puede elegir.

Comenzar un negocio

Elegir entre Las Sociedades Anónimas y Limitadas para Comenzar un negocio desde cero

Se puede optar por una denominación subjetiva (aquella que incluye el nombre de una persona), razón social (la forma de nombrar a la persona jurídica) o una denominación objetiva (es el nombre inventado o que no corresponde con el nombre de ninguna persona).

Las sociedades colectivas o comanditarias simples, solo podrán tener una denominación subjetiva o razón social. 1.4. Elaboración de los estatutos sociales.

¿Qué son los estatutos?

Se trata de una serie de normas que rigen el funcionamiento de una sociedad o por decirlo de otra manera son “las reglas del juego” internas en la empresa. Aunque se podrían modificar con facilidad, tienen una vocación de permanencia.

Es decir, los estatutos de una empresa deberían ser lo más estables posibles. Pero en caso de que sufran ciertas modificaciones, estas mismas deberían ser muy sutiles. Deben ser lo más claros posibles para evitar ambigüedades.

De esta forma, se entenderá cuáles son las actividades principales de la empresa sin confusiones. Así como los derechos de los socios existentes o los que pudiera haber en un futuro. Los estatutos bien redactados, específicos y completos podrían ahorrar muchos problemas entre los socios en un futuro.

Si se contrata la redacción de los mismos y con una personalización adecuada se tratará de un servicio más caro, pero merece la pena invertir en abarcar todos los posibles puntos de conflicto y así evitar problemas mayores.

Comenzar un negocio desde cero ¿Quién puede redactar los estatutos?

Hay tres formas de que el creador de una empresa redacte los estatutos pertinentes…

-El propio gerente:

Un gerente tiene derecho a escribir los estatutos de su propia compañía. En cuyo caso, tiene los conocimientos legales necesarios o, de otra forma, se puede informar y basarse en modelos existentes que te podrán facilitar en asesorías o buscar ejemplos en internet.

Dependiendo de la complejidad de la compañía, particularmente del número de socios accionistas, es aconsejable usar los servicios de un profesional.

-Un abogado:

Un abogado puede redactar los estatutos de una empresa. Para las compañías que requieren operaciones especiales como podría ser la compra-venta de acciones, el abogado es algo muy importante. Ya que puede contribuir con su experiencia para redactar actas complementarias a los estatutos.

Por ejemplo, un pacto de asociados, que rige las relaciones entre las distintas partes interesadas en el accionariado. Sin que este documento se publique y sea de dominio público, a diferencia de los estatutos.

-Un experto contable:

Para los estatutos relativamente simples, el contable no solo puede redactar los estatutos de los tipos de sociedad más comunes, sino que también puede combinar este servicio con una misión de acompañamiento.

Comenzar un negocio desde cero ¿Qué apartados deberán incluir unos estatutos?

Para hacernos una idea de cómo debemos estructurar la redacción de los estatutos, vamos a dividir los estatutos en tres grandes bloques. Sin embargo, se pueden especificar los apartados de diferentes formas:

Información y cláusulas importantes a incluir para Comenzar un negocio desde cero:

Denominación: Se aportará el nombre social de la empresa, junto con la documentación que acredita que dicho nombre no estaba registrado con anterioridad (certificación negativa). El nombre deberá incluir las siglas que correspondan: S.L., S.A., etc. Domicilio social: En caso de modificar el domicilio en algún momento, éste debe hacerse constar en los estatutos que cualquier cambio debe ser aprobado por el consejo de administración o por el resto de los socios.

Duración:

Debe especificarse cuál es la fecha de inicio de actividades de la sociedad y la duración estimada en el tiempo. Lo habitual es poner una duración indefinida y el notario suele especificar que el inicio de actividad coincide con el de la firma de escritura de constitución.

Si por cualquier circunstancia no vas a empezar las actividades hasta pasados unos meses, conviene indicar la fecha real de inicio de actividad, porque en ese momento vas a empezar a pagar impuestos.

Objeto social:

Aquí se enumera el tipo de labores a las que se dedicará la empresa. Aunque lo que se exige es una mención mínima, es recomendable ser lo más específico posible para evitar problemas futuros. Especialmente si la empresa pudiera precisar de licencias y permisos para realizar las actividades que ha detallado en sus estatutos.

Público:

En cláusulas adicionales, se podrá puntualizar el tipo de público al que se dirige la empresa y debería detallarse al máximo el tipo de actividad, porque todo aquello que quede fuera del objeto social en principio no puede ser realizado por la sociedad.

Cláusulas adicionales:

Permiten ampliar el público al que va destinado, colaborar con las Administraciones públicas o participar en UTEs y colaboraciones con terceros. Por ejemplo, si tuviéramos una empresa cuyo objeto social se describe como prestar servicios de programas informáticos a empresas y particulares, sería conveniente añadir una cláusula especificando lo siguiente: Estas actividades podrán desarrollarse con Administraciones públicas.

A-2. Información referente al capital inicial y las participaciones para Comenzar un negocio desde cero:

Capital social:

La Ley exige que en los estatutos se especifique el capital social con el que se constituye la sociedad. Por ejemplo, el mínimo en una Sociedad Limitada es de 3.000 euros.

Política de participaciones:

Aquí se deberá contar cómo están divididas las participaciones entre los socios y cuál va a ser la política de transmisiones. También indicar quién puede adquirir una participación o bajo qué circunstancias (si es que se permite la entrada a nuevos socios). Es la visualización a futuro del funcionamiento de la sociedad y puede ser causa de muchos conflictos, por lo que conviene ser muy precavido en su redacción.

A-3. Información de relación entre los socios comenzar un negocio:

Estructura organizativa:

Se trata de explicar la organización de la administración. Es decir, si va a haber un administrador único o si existirán varios. En cualquiera de los dos, se debe especificar la retribución que recibirán. De lo contrario, se asumirá que el puesto se ejercita de forma “gratuita”.

Administrador único:

Actúa en nombre de la sociedad y es el responsable de todos los actos de la sociedad. En caso de deudas, responde con sus propios bienes. Puede ser externo o ser uno de los socios y el cargo puede estar retribuido o no.

Varios administradores:

Cuando se entrega la administración a dos o más personas, éstos pueden actuar de forma mancomunada o solidaria. Sobre la idoneidad de una u otra fórmula, no hay acuerdo entre los expertos.

Votaciones y adopción de acuerdos:

Se establece cómo se votará una decisión. Normalmente, cada acción supone un voto, aunque se puede modificar esa suposición en los estatutos. También se aclara si la toma de decisiones será por mayoría o por otro sistema.

La ley determina que los acuerdos se cerrarán por mayoría y si no se especifica nada, se suele entender que una acción es un voto.

 Distribución de beneficios o la liquidación de la empresa es básico antes de comenzar un negocio:

Cuentas anuales y distribución de beneficios:

Se determinará la duración del ejercicio social, así como los plazos de presentación de las cuentas anuales y cómo se distribuirán los beneficios entre los socios.

Disolución y liquidación:

Aquí se hablará de las causas y formas por las que se podrá disolver la sociedad. Atar este cierre lo más posible será interesante para evitar posibles controversias entre socios. Ya que puede tener implicaciones en el futuro y por eso es interesante atarla lo más posible, estableciendo mayorías especiales.

También conviene incluir una cláusula especial de arbitraje para las controversias sociales con un organismo diferente a los juzgados de lo mercantil, para evitar que el exceso de trabajo de esta institución paralice procesos críticos en la sociedad. –

Estos han sido los pasos más importantes a tener en cuenta a la hora de redactar unos estatutos y aunque según para qué sociedad, qué funciones desempeña la empresa o que requisitos busca uno para su empresa, los estatutos pueden variar mucho.

En el siguiente artículo, continuaré ofreciendote información de todo lo necesario para montar una empresa desde cero. Si lo deseas, también nos puedes preguntar por las empresas que hay a la venta para ahorrarte muchos pasos.

Finalmente, si deseas más información de, Comenzar un negocio desde cero, contacta con nosotros.